¿La muerte de los periodicos impresos?

Según el periodista, Philip Meyer, autor de The Vanishing Newspaper, el año 2043 será el último año de la prensa escrita. Prestigiosos periódicos como The Economist o The Wall Street Journal ya pronosticaron la misma “tragedia”.

Sostiene Philip Meyer, autor de The Vanishing Newspaper, que 2043 será el último año de la prensa escrita. No es el único que opina así. Son numerosas las publicaciones estadounidenses que dan la voz de alarma. Y en artículos firmados por Alvaro Vargas Llosa en medios tan prestigiosos como The Wall Street Journal o en profundos reportajes como acaba de hacer, de froma anónima, el semanario The Economist.

[Los periódicos tradicionales, al borde del abismo.] El número de ciudadanos que prefiere informarse en Internet de éste continúa multiplicándose. Según los últimos estudios, la gente quiere que el periódico les diga «qué hacer para enriquecerse y, por la tarde, dónde ir al cine».

La política internacional, los grandes debates y otros asuntos considerados de capital importancia podrían interesar poco.

Morris Comunication, empresa puntera del sector en EEUU, ya ha lanzado a modo de sonda el Bluffon Today, un diario digital centrado en la vida cotidiana de Beaufor, (Carolina del Norte). Complementado con blogs cotidianos y aderezado con noticias de impecable localismo, ha obtenido una asombrosa respuesta.

En los últimos años los lectores de entre 15 y 24 años dedican un 30% menos a los periódicos tradicionales desde el momento en que acceden a internet. Las ventas de los diarios tradicionales siguen bajando, o al menos subiendo en porcentajes pírricos, en Europa, Norte y Sudamérica, Australia y Nueva Zelanda.

Según la Asociación de Prensa de EEUU, el número de periodistas con contrato ha bajado un 18% desde 1990. Knight Ridder, empresa que controlaba algunos de los más importantes diarios estadounidenses, vendió todas sus cabeceras el pasado año.

El trasvase de anuncios clasificados a internet, con espacios de éxito superlativo en Estados Unidos como craiglist, no oculta que, de momento, el lector de diarios impresos goza de mucho más prestigio: garantiza una lectura atenta del producto, no un salto hiperventilado a velocidad de crucero: por eso su cotización es entre 10 y 50 veces más alta que la del internauta a la hora de pagar.

Aunque las grandes cabeceras -New York times, The Guardian, El Mundo, Le Monde-cuentan con una edición gemela en internet, lo cierto es que están demasiado pegadas al papel. Los periódicos digitales de los grandes diarios consisten fundamentalemnte en refritos de lo ofrecido en la versión impresa y los mejores profesionales de esos medios quedan circunscritos al diario tradicional.

¿Quién, cuándo y cómo acabará con el último periódico?

A la pregunta lanzada por “The Economist”, replica el ”Financial Times” que no será Internet el presunto asesino, pero tenemos nuestras dudas. En este momento, son los diarios gratuitos los que más daño están haciendo a la prernsa tradicional, pero a largo plazo, la amenaza llega online.

A criterio de “The Economist”, los medios impresos ya están en vías de extinción y su fin es cuestión de tiempo, algo que cuestiona “The Washington Post”, para el que el proceso no será tan acelerado como pronostica Philip Meyer , quien fija en 2043 el final de la prensa de papel.

La realidad es que muchos síntomas nada favorables a la prensa tradicional. En el decenio 1996-2005, su difusión cedió en la América anglosajona, la Uniòn Europea, Latinoamérica y la Oceanía “blanca”.

Que la prensa está enferma no ofrece dudas, pero ¿quién la liquidará? ¿La televisión? ni pensarlo. El “Economist” no tiene duda (en realidad, nunca las tiene) y apunta a Internet o, más exactamente, la información vía web. Aunque, por ahora, apenas 5% de la población mundial tenga acceso al ciberespacio.

El semanario acusa a “muchos editores de haber pasado por alto durante años los síntomas de la decadencia, centrándose en recortar costos y gastos o en atraer lectores dedicando más espacios al entretenimiento. Creían que eso interesa más que la economía, la política, las cuestiones sociales e internacionales”.

En la perspectiva de la revista, de pronto limitada al mundo anglosajón, un pequeño grupo de periódicos como el “Wall Street journal” o el “New York Times” podrá sobrevivir un tiempo mejorando la calidad de información y aumentando el precio. También le quedará espacio a cierta prensa local.

Estas tesis parecen ser convalidadas por el “Financial Times”, aunque con menor pesimismo. Días atrás, en un comentario titulado “OldTube, NewTube” (juego de palabras basado en el sitio web “YouTube”), el periódico londinense sostenía que ”Internet no acabará con los medios convencionales. Pero éstos deben preservar y mejorar la calidad de sus servicios”.

Cuando incursionen en la Red, “han de tener la sensatez de adaptarse a sus características. No obstante, la web no ha cambiado ni cambiará la economía de Hollywood, donde para filmar algo como ‘Misión imposible’ se precisan US$ 200 millones y no alcanza con juntar clips ni blogs”.

Anuncios

Un comentario en “¿La muerte de los periodicos impresos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s